Nada está totalmente equivocado, hasta el reloj detenido muestra la hora correcta dos veces al día.

Bernard Shaw

Para Punto Indumentaria, el lector es el rey. Y para agasajarlo, buscamos sorprenderlo en cada número de la revista como en cada reunión que realizamos en nuestro Espacio Punto Club.

Ustedes, los lectores, que ahora tienen en sus manos el número 25 de Punto Indumentaria, son los verdaderos protagonistas de la Argentina y del sector.  

El país y la realidad textil van más allá de los difíciles momentos que nos han tocado atravesar estos últimos tiempos. Seguiremos recorriendo juntos el camino porque hoy se respira un nuevo aire de esperanza.

El sector textil, uno de los sectores que más empleo inclusivo da, tiene que ser  protagonista en la lucha por las nuevas leyes laborales. Debemos concentrar nuestra labor en ayudar al empresario y trabajador sano, aquel capaz de limpiar de acciones oscuras nuestras ganas de crecer.

En consonancia con estas reformas, la importación también debe ser regulada de manera inteligente, sobre todo en lo que compete a productos terminados. Para no repetir errores del pasado, tengamos la lupa puesta para que no vuelva el contrabando salvaje e indiscriminado de los últimos años que se escondía detrás de supuestas protecciones estatales.

Es importante escuchar y hablar para encontrar la normalidad en la que viven la mayoría de los países del mundo. O al menos trabajemos incansablemente, que sin duda será lo que nos guiará en el camino de su búsqueda. Esto será indispensable para que las nuevas generaciones encuentren calles asfaltadas. Que ese camino sea cada día más grande y las banquinas cada día más pequeñas es mi deseo.

Tejer ideas con la participación de todas las miradas y opiniones es nuestro preciado objetivo, como se ve en esta edición, en donde grandes y pequeños cuentan sus pareceres. Lo bueno es que usted, lector, también puede expresar sus ideas para que, quienes formamos parte de Punto Indumentaria, sigamos aprendiendo para comunicar cada día mejor porque el lector es EL REY.