“Hay un tiempo para soñar y un tiempo para transformar nuestros sueños y seguir soñando si eso no corre.”

Los católicos morimos con la esperanza de la resurrección. Es posible que ésta sea la razón por la que mi mensaje se exprese continuamente de manera positiva.

La vieja costumbre de decir “comprá porque mañana aumenta” está en vías de extinción. El contrabando salvaje de años pasados recientes, en los que escuchábamos que supuestamente se defendía a nuestras Pymes, parece haber entrado en un control aparentemente efectivo. Los manteros ilegales que fueron dueños de los principales centros de distribución mayorista de Buenos Aires ya no están más. En estos últimos días, se visibilizó en los medios de comunicación y en la opinión pública la problemática de los juicios labores, un factor central para cualquier PYME argentina. Estas transformaciones chocan con una frase que refleja una realidad preocupante: “pero yo estoy vendiendo poco”.

Los costos fijos agobian y la recuperación es lenta. Los costos fijos agobian y la recuperación es lenta. Pero debemos pensar en el futuro. Y al hacerlo, reflexionaremos sobre nuestra tarea como empresarios, profesionales y comerciantes. ¿Quiénes son los que más venden? Sólo aquellos que innovan constantemente y pueden competir con los precios internacionales.

Estas empresas existen en nuestro país. Debemos aprovechar las plataformas disponibles en el mundo para creadores y emprendedores. Quienes no las aprovechan sufren, como los eternos fasones que no quieren armar una imagen, una identidad propia, una propuesta nueva para ingresar al mundo, y terminan dependiendo de la voluntad de un joven comprador con una gran superficie que en un minuto decide el éxito o el fracaso de su empresa.

Las Pymes debemos saber que somos Pymes. Reconocernos es empezar a defendernos y a responder por nosotros mismos. Caminar la calle y llegar a todos los rincones del país y del mundo son desafíos cotidianos. Está en nosotros reinventarnos, como lo hacemos cada revista, página a página, en PUNTO INDUMENTARIA.