Con más de veinte años de trabajo en la industria, María Laura Gagliardi es un referente como profesional de la moda. En conversación con Punto Indumentaria, nos cuenta cómo la gestión estratégica de diseño permite reordenar la estructura general de una empresa, optimizar su funcionamiento, y lograr de esta manera el aumento de la productividad y de las ventas.

 

P&S- Sos egresada de la carrera de Diseño de Indumentaria de la Universidad de Buenos Aires pero además realizaste tu especialización en gestión estratégica de diseño. ¿Qué más nos poder contar sobre tu formación profesional?

 

MLG-Luego de terminar la carrera de grado, realicé un posgrado de especialización. También trabajé en Italia y obtuve una beca de diseño para el Mercosur. Como diseñadora, trabajé tanto para empresas nacionales como para el sector exportador. Actualmente, gracias a mi especialización en gestión estratégica, llevo más de diez años trabajando para empresas PyMes.

 

P&S- ¿En qué consiste la gestión estratégica?

MLG- Cuando comienzo a trabajar con una empresa, mi objetivo es multiplicar las ventas. Me concentro en el crecimiento empresarial a partir del análisis y mejoramiento de variables. Lograr un producto óptimo, simplificarla producción, bajar los costos, son algunos de los puntos en los que concentro mi labor.

 

P&S- ¿Cuáles son los problemas que se observan reiteradamente en empresas del sector?

MLG- En primer lugar, muchas PyMes tienen estructuras atomizadas. Por eso, es importante trabajar en la mejora de las comunicaciones, en esos pequeños cortocircuitos que generan inconvenientes y malos entendidos. Por otro lado, varias empresas, en su mayoría, tienen gastos enormes que pasan desapercibidos, que lo único que hacen es afectar la productividad y los resultados del funcionamiento de las fábricas. La gestión estratégica apunta a estos problemas, busca soluciones para lograr un producto comercial, competitivo, abocado a obtener los resultados esperados. Pensamos el objeto como producto.

 

P&S- En este sentido, la creatividad es un factor fundamental para potenciar una empresa.

MLG- Sin duda. Pero la creatividad ya no entendida como esa luz o destello de talento que surge en un momento de inspiración sino como el resultado de una larga formación y construcción de experiencias que implica poseer conocimiento sobre la historia de la cultura, sociología, antropología y lecturas varias de tendencias sociales. Como siempre repito, la creatividad es saber hacer.  España es uno de los tantos ejemplos que nos pueden ayudar a ver los alcances de lo que estamos hablando, ya que ha incrementado su PBI hasta un 7% sólo con el desarrollo de diseño.

 

P&S- ¿Cuáles son los principales miedos que muestran los empresarios del mundo textil?

MLG- Es interesante hablar sobre los temores del empresariado porque se posicionan como uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos cotidianamente. Los empresarios se preocupan y tienen miedo de tomar decisiones. La gestión estratégica permite cambiar dicha situación, esa postura temerosa que se relaciona con la cantidad infinita de tareas que los dueños de las empresas argentinas realizan. Existen variables externas que no podemos controlar pero sí podemos atacar problemas propios de la empresa a gran escala. Categorizar problemas y poner prioridades permite organizar de mejor manera las tareas y distribuir correctamente la energía de trabajo.