Fabián Guarine heredó de su padre, el reconocido textil Miguel Guarine, un amplio conocimiento y una importante trayectoria de renombre de más de 40 años en el rubro en tejido de punto. Hoy en día, es el titular de la empresa ubicada en el Partido de San Martín, prov. Bs. As. Inicialmente, la firma se dedicaba a la producción del sweater exclusivamente.

Con el tiempo y la inquietud de incursionar en nuevos mercados, incluyó en su producción accesorios de invierno como bufandas, gorros y pashminas.

Hace aproximadamente 11 años, la firma se consolida con el regreso de Fabián al país, después de haber trabajado en el mismo rubro durante 5 años en España. Con su retorno, se fusiona el potencial de la maquinaria traída de Europa junto a la ya existente en la industria familiar.

PI- ¿A qué público apuntan? ¿Cuál es el vínculo que proponen con sus clientes?

FG- Al ser fabricantes y tener la infraestructura para producir grandes cantidades, apuntamos a un público de venta mayorista y a medianas y grandes marcas, manteniendo siempre la exclusividad y calidad de cada artículo y de cada cliente. Es por eso que Kosiuko, Midway, Tiza, Macowens, entre otros, nos acompañan año a año. También trabajamos y nos hemos acomodado a los requerimientos de grandes cadenas de hipermercados. Nuestra forma de trabajar es logrando una relación directa entre el cliente y el titular de la firma, sin intermediarios, para interpretar al detalle el deseo del diseñador y plasmarlo en un producto único por su calidad y precio.

Nos gratifica ver en el rostro del diseñador esa expresión de satisfacción al ver que pudimos interpretar la prenda que ellos tenían en su imaginación.

PI- ¿Cuáles consideras que son las estrategias y desafíos para crecer en el rubro?

FG-Nuestra estrategia principal, y la que nos hizo llegar hasta ahora es dedicarle el tiempo necesario a cada producto en particular, para que quede terminado como el cliente y nosotros esperamos.

Realizamos las muestras que sean necesarias analizando las diferentes hilaturas, técnicas de tejido, cantidad de cabos, galgas, mejor diseño, mejor combinación de colores, etc. Y así, una vez combinadas todas las posibilidades, lograr el producto buscado.

Nos destacamos en la rapidez de entrega de mercadería ya que contamos con maquinaria de alta productividad, y al manejar grandes volúmenes nos permitimos bajar costos y ser competitivos en el precio final.

Nuestro desafío es seguir ganando un espacio entre las grandes marcas locales y a futuro llegar a mercados internacionales los cuales nos pueden enriquecer con más ideas y conocimiento para hacerlo efectivo en el mercado local.

PI- ¿Qué líneas proponen?

Básicamente nuestras líneas de producto son el sweater y el accesorio de invierno para hombre, mujer y niño; en donde se diferencian entre el accesorio de moda con gorros, bufandas y pashminas; y el accesorio promocional o publicitario, con gorros y bufandas que llevan incorporado en el mismo proceso de tejido una inscripción, alguna marca, nombre de producto y/o logo, que nuestros clientes los utilizan como obsequio o artículo de merchandising.

PI-Si tuvieras que definir cómo trabaja Guarine, ¿Cómo lo harías?

FG- Nuestra política es trabajar de una forma seria, eficiente y con ética para con todos y cada uno de nuestros clientes. Con respecto a la visión sobre el rubro, el mercado textil ha sido beneficiado con una política proteccionista y gracias al esfuerzo de la Fundación PRO-TEJER por promover reglamentaciones como las licencias no automáticas y ciertas restricciones a las importaciones de productos terminados, entre otras, ha hecho que este mercado se favorezca con un resurgimiento de productores y de nuevas marcas.

PI-¿Cómo articulan lo creativo con los productos a la hora de innovar o apostar en una nueva línea?

FG- En nuestra casa se trabaja de dos formas: el cliente trae su diseño que, generalmente son modelos del exterior y nosotros en base a nuestro conocimiento tratamos de igualar y realizar la misma muestra. Y por otro lado, contamos con productos propios destinados sólo a clientes mayoristas.

La creatividad en cada producto surge de la inquietud a la hora de “jugar” con las herramientas que tenemos: combinar los diferentes hilados con la versatilidad de producción de cada maquinaria. En nuestra fábrica todos somos un poco creativos y comentamos nuestras ideas, desde el sector de diseño, un empleado de producción, el técnico mecánico, el propio titular y el sector administrativo.

PI-¿Cuáles son las expectativas para los próximos meses?

FG- Con respecto al rubro, es necesario que el país dé estabilidad de trabajo al productor local manteniendo la importación bien administrada; y en lo particular, llegar a más marcas y mayoristas para que conozcan nuestro producto y la seriedad con la que trabajamos.