Cuando nuestro director Ernesto del Burgo tenía 18 años, su padre lo mandó a trabajar a Rosario con un primo de Elías Soso, don Raúl Ponce de León, sin dudas, el mejor vendedor de la historia de la Argentina.

Con la familia Soso, Ernesto aprendió la pasión por el trabajo, que se hace entre todos, con amigos. Las telas, las camisas y las medias se mezclaban siempre con un rico café y la única pelea que presenció nuestro director en aquellos tiempos era la que se producía cuando había que pagar y todos querían invitar.

Este hermoso recuerdo caracteriza no sólo a Elías sino también a toda su familia.

 

Hijo de inmigrante sirio que llegó a Rosario en 1923, Elías Soso comenzó a trabajar cuando tenía apenas 8 años, llevando las prendas a domicilio que fabricaba su padre. En los 70, logró su mayor éxito comercial con su línea de camisas Sosotex, la cual tuvo un pico de producción de 20 mil piezas por mes en su antigua planta de San Luis al 1500.

El gran éxito alcanzado por las camisas Sosotex se debe al impulso que Elías y su hermano recibieron de su padre. “Mi viejo vino desde Siria en un viaje de tres meses en barco y con ganas de hacer la América. Era un gran trabajador. A pesar de que era analfabeto y llegó sin dinero se las arregló para formar su negocio”, asegura en su oficina.

Posteriormente, ingresó a la Asociación Empresaria de Rosario, entidad que preside desde 1982. Elías considera que es muy importante la vocación en su trabajo y asegura que es necesario seguir el ejemplo de los empresarios de Brasil. Desde su punto de vista, el rubro textil debe desarrollar y consolidar una conciencia gremial: “Los empresarios locales no entienden que un administrador moderno debe tener una inclinación vinculada al medio social, no sólo para ganar plata sino para acumular capital que le sirva a la sociedad. De lo contrario, podríamos armar una asociación ilícita para acumular capital robando”, asegura convencido.
Para el empresario, existe en nuestro país una grave crisis de participación y no de representación. Destaca la necesidad de mantener la coherencia ideológica y de estar presentes, ser protagonistas de lo que sucede no sólo en el rubro textil sino también en todos los sectores. Ser protagonistas y no espectadores, ese es su lema.
En la década del 90, tras el modelo económico que favoreció las importaciones, debieron achicar su empresa de camisas. “En esa etapa del sálvese quien pueda, en calle San Luis vendíamos al por mayor, al por menor y por favor”, ironiza.

Con tres hijos y seis nietos, Elías mantiene la esencia que recuerda la anécdota que lo tiene como protagonista. Justamente, gracias a su labor y dedicación, ha logrado mantenerse como uno de los principales referentes del rubro. Elías Soso, siempre protagonista.

Relanzamiento de Sosotex

 

Sosotex firmó una alianza estratégica con productores locales lanzando una nueva identidad de marca. Camisas de vestir urbanas y chombas forman un gran abanico del nuevo muestrario de pronto lanzamiento y la primicia se la da a Punto&Seguido.

 

Muy pronto la bella ciudad de Rosario tendrá una nueva protagonista.