Encuentro con historia

Franco del Burgo de tan sólo 15 años entrevistó a Lucas Karagozian, un joven empresario de 25 años que en la actualidad prolonga el legado de una familia de tradición textil y lucidez empresarial.

En esta charla apasionante, los jóvenes reviven los encuentros entre su bisabuelo y abuelo respectivamente. La historia de la industria textil se reescribe para formar a las nuevas generaciones venideras.

Franco del Burgo – Hace años, mi bisabuelo le compraba a tu abuelo productos textiles. Parece que estamos unidos a esta industria. ¿Qué sentís por ella?

Lucas Karagozian - Lo que siento cuando pienso en la industria textil es orgullo.  Mi abuelo llegó a la Argentina en  1948 y encontró en esta industria un lugar para formar la familia de la que soy parte, por eso estoy muy agradecido con la industria.  Creo que ha sido un poco bastardeada, parece como si algunos quisieran que me sienta avergonzado por pertenecer a la industria textil, pero yo me rehúso a hacerlo.  Conozco las fábricas, que tienen poco y nada que envidiarle a las de afuera, y conozco a la gente que ha podido progresar gracias a la industria. Si la gente pudiera conocerla verdaderamente,  vería que de sensible no tiene nada, es una industria vital. Está conformada por grandes empresas, Pymes y  diseñadores independientes; genera empleo federal y calificado; agrega valor a las materias primas argentinas. Todo esto demuestra que la industria textil puede ser uno de los sustentos que la Argentina necesita para el desarrollo que todos estamos buscando, ya que reúne las condiciones justas para hacerlo, siempre y cuando la baja competitividad sistémica del país se ataque de frente.

FdB- ¿Cómo fueron tus primeros pasos en la Industria? ¿Tus padres te incentivaron a ser parte de ella? 

LK -Desde chicos, junto con mi hermano, siempre sentimos una fuerte pertenencia porque mi papá nunca nos mantuvo al margen sino que nos involucró y mostró lo digno que es el trabajo. No me acuerdo ni un momento en el que me haya demostrado que el camino que eligió, el de seguir los pasos de su padre, era algo forzado, obligado o insatisfactorio, sino todo lo contrario. A través del ejemplo,  nos demostró lo positivo de su trabajo, por lo que nunca le tuvimos ningún tipo de rechazo, al contrario de lo que le puede pasar a otros hijos con respecto a empresas familiares.  Creo que el rol que tuvo mi papá fue fundamental en el hecho de entrar en la industria.  En la actualidad, ahora que trabajamos juntos, nos da libertad para hacer y también para equivocarnos, pero a la vez hace hincapié en la  responsabilidad que tenemos. Es un aprendizaje continuo, intensivo pero muy gratificante.

FdB- ¿Hablas con ellos para saber que se hizo antiguamente y a partir de ello repetir algunas de las decisiones?

LK- Constantemente hablo con mi familia del trabajo, de la historia de la empresa y de cómo se fueron sobrellevando las distintas crisis y auges. Sin tratar de ser repetitivo, algo que resalto de mi experiencia en nuestra empresa es que nada de lo establecido es fijo, sino que se cuestiona todo, siempre y cuando haya fundamentos.  En mi familia discutir con un mayor no es una falta de respeto sino una muestra de respeto por todo el camino recorrido. Formar parte del proyecto familiar también es aportar ideas nuevas y potencialmente opuestas a lo que vino antes.

FdB-  Comenzaste a trabajar en TN Platex y luego tomaste las riendas de Medias Ciudadela. ¿Cómo y cuándo surgió la idea de estar al frente de tu propia empresa?

LK- Todo se fue dando naturalmente. Al principio en TN&Platex, tenía una tarea específica que era aprender. Poco a poco, fui conociendo distintos aspectos del negocio, sin tener un lugar muy fijo.  Hace un año aproximadamente  compramos Medias Ciudadela. En aquel momento, yo era la pata de mi familia en la empresa pero sin un puesto ejecutivo.  Por distintas motivos, a partir de marzo, ejerzo el puesto de Gerente General, pero con mucha ayuda. Las cosas se fueron dando. No fue un camino premeditado, las distintas circunstancias hicieron que hoy esté acá. Todo va encaminado.

FdB-   ¿Cómo te preparaste y seguís preparando para desempeñar esta tarea que tiene tanta historia para tu familia? 

LK- Estudié la carrera de Economía, la cual me dio una muy buena base teórica y una estructura de pensamiento que me parece esencial.  Igualmente, cuando asumí mi cargo no estaba para nada preparado para la tarea, pero es así como nosotros aprendemos: “tírate a la pileta y fíjate si flotás.”  Ahora ya me siento mucho más cómodo y entiendo más cosas, pero sigo siendo joven y me tengo que preparar constantemente porque si pienso que ya estoy preparado sería un insolente.  Estudio mucho, leo, miro como trabajan mis papás y mis tíos, mi hermano, mis compañeros de trabajo y trato de aprender todo el tiempo.  Por suerte, mi padre hace hincapié en que estudie y piense por mí mismo, y no que aparente estar trabajando.  Tengo la suerte de no tener que aparentar estar ocupado, cosa que me parece fundamental para estar constantemente aprendiendo.

 FdB- ¿Cuáles son los desafíos que enfrentás en el día a día? ¿Ser joven es uno de ellos?

LK- Un primer desafío es personal y tiene que ver querer demostrar que tengo capacidad y que no sólo  soy el hijo del dueño de la empresa.  Sin embargo, creo que el mejor trabajo se hace cuando no estoy pensando en esto, así que trato que no me influya. Con respecto a la edad, alguna vez me han subestimado por eso  pero nunca fue un problema para mí. Ahí está la oportunidad de demostrar tus ideas y defender tu posición, además de aprender de aquel con más experiencia, pero sin descartar los propios pensamientos.

 FdB- ¿Cómo está conformado tu equipo de trabajo?

LK- El equipo de trabajo está conformado por un gerente comercial, Alexis Reinhardt, que lo conozco desde siempre y es el hijo de Ernesto, una leyenda viviente de la industria; un gerente de producción, Adolfo Sánchez,  que lo conocimos cuando entramos en el mundo de las medias; mi prima Melina,  nuestra diseñadora; y luego tenemos asesores externos en Comercial y Marketing. Además se conforma por  los fundamentales  mandos medios junto con una asesoría constante por parte de TN&Platex, en la que me apoyo mucho.  Es un equipo grande y tratamos de trabajar conjuntamente.

 FdB-¿En quién te inspirás para liderar tu empresa?

LK- Seguramente ya te diste cuenta que mi gran ejemplo a seguir es mi papá. Para mí, es un ídolo que me inspira y apoya incondicionalmente.

FdB- ¿En qué tipo de empresas imaginás que se convertirá Medias Ciudadela?

LK- Separamos la empresa conceptualmente entre la fábrica y la marca.  Apuntamos a que la fábrica sea lo más eficiente y confiable posible, con tecnología de punta, para poder convertirnos en grandes proveedores de medias, y destacarnos en calidad,  costos bajos y entrega confiable.

Por su parte,  con respecto a la marca, buscamos que Ciudadela y Tom vuelvan a tener los puestos que ocupaban en las décadas del  70 y 80. Nuestro objetivo es combinar la identidad que sintetiza lo mejor del pasado pero con diseño moderno.

FdB-  ¿Qué consejo les darías a chicos como yo para iniciarse laboralmente y continuar con el emprendimiento familiar?

LK- No creo ser una voz autorizada para dar consejos pero sí considero fundamental estudiar una carrera. A mí me sirvió mucho. Durante mi formación, recibí  herramientas que hubiese tardado mucho tiempo en obtener de otra manera. Me parece que cada situación es distinta.  Si decidís entrar en la empresa familiar, que lo apoyo completamente y sé que tu papá también, hay que hacerlo sin desgano, porque si no lo vas a sufrir.  Disfrútalo, decile a tu viejo lo que pensás, aún si es distinto a lo que el plantea. Creo que la mayor preocupación de las personas al entrar a las empresas familiares es creer que se van a quedar para siempre ahí y nunca van a poder hacer otra cosa.  Creo que sacarse ese miedo es muy liberador y permite desprenderse de gran parte de las presiones a la hora de  trabajar.


Una vez terminada la entrevista, Lucas y Franco conversaron sobre su otra gran pasión, el Club River Plate.

 

Este encuentro demuestra como la industria textil puede armonizar su vasta experiencia con las ideas jóvenes de las nuevas generaciones para visibilizar su trabajo y seguir escribiendo su gloriosa historia.